14 oct. 2011

La educación pública en peligro - Carta abierta de un maestro porteño a la Comunidad Educativa frente al actual conflicto


Qué pensaría usted si mañana la directora de la escuela de su hijo, o hija, llega a ese cargo por ser sobrina, amiga o vecina del director del CGP de su barrio. 

Qué pensaría usted si mañana su hijo es evaluado mediante una nueva modalidad de examen, que nadie se encarga de explicarle bien en qué consiste. El tiempo pasa, y finalmente la prueba se realiza. Como los resultados no son los esperados, recibe algún tipo de multa económica. Mientras tanto su vecina, que llega holgadamente a fin de mes, recibe un premio monetario. Como si fuera poco, al día siguiente lo lleva a la escuela y se encuentra con un listado, en donde todo el mundo puede observar en que orden está su hijo, y también el de su vecino.


Qué pensaría usted si mañana, algunos compañeros de su hijo son designados "Estudiante de estudiantes" sin mediar explicación alguna acerca de cómo se los eligió, y sin tener en cuenta las calificaciones que se venían sacando. Ellos ahora tendrían un mejor almuerzo, o más recreo o algún nuevo beneficio que los contente. Su nueva tarea sería decirle al resto de sus compañeros cómo tienen que estudiar y comportarse, mientras mantienen un diálogo "fluido" con los que los eligieron. 

Qué pensaría usted si mañana, finalmente, el "Jefe" de todas las escuelas dijera que el problema de la calidad educativa consiste en que los alumnos son unos vagos incapaces.

¿Qué pasaría si mañana ocurre todo esto? ¿Qué haría usted?
¿Y si esto en vez de pasarle a su hijo le pasa su maestro?
Ahí sí ya no tiene que esforzar su imaginación. Ahora sí estamos hablando de proyectos concretos que se están intentando implementar en las escuelas públicas de nuestra ciudad, que perjudican en primer lugar a los docentes, pero también a los alumnos y a la escuela pública en general.

Si hoy en día existe transparencia en el acceso a los cargos titulares para docentes de base y de conducción es gracias a que existen Juntas que son elegidas (una parte por el voto directo de los educadores y otra parte es designada por el Ministerio). No olvidemos que tienen más de 50 años de historia, sólo las dictaduras las disolvieron, y que gracias su existencia, hace dos años, se logró evitar que cierren 82 grados de primaria. Además son la instancia más democrática que tenemos dentro del sistema educativo. Sin embargo el macrismo propone disolverlas.

Desde hace décadas los docentes somos evaluados a fin de año por nuestros coordinadores o superiores. Sin tener esto en cuenta, el Ministro de Educación está implementando una nueva evaluación para que los docentes compitamos por algunos premios (puntaje, ascensos, o quizá, como ya pasa en Chile y México, un plus de dinero). Estas experiencias en los países vecinos fueron avanzando de a poco y terminaron incluyendo todo tipo de requerimientos, premios, penalidades y armados de rankings. 

Para mejorar la educación de nuestros chicos nos falta en las escuelas personal, pero sobre todo para mejorar el acompañamiento y personalización de la tarea pedagógica. Estos planteos los hemos realizado innumerables veces, solicitando que cubran los cargos vacantes de los equipos de orientación, que implementen parejas pedagógicas, maestros volantes, etc. Sin embargo nunca hablamos de "Maestro de maestros", y mucho menos que ese personal sea designado arbitrariamente por el ministerio.

En esta lucha que estamos comenzando a dar no queremos olvidarnos de otras propuestas que sí pueden mejorar la educación pública. Por ejemplo terminar con la superpoblación de algunas aulas con 30, o hasta 40 chicos. Garantizar una mejor formación docentes para la totalidad de los compañeros, y esto sólo se puede alcanzar mediante criterios universales y no competitivos, es decir capacitación gratuita y en servicio. Asegurar como piso un ingreso para los docentes que sea igual al costo de la canasta familiar. Construir las decenas de Jardines de Infantes que faltan... Podría seguir, porque mejor que cualquier consultora extranjera los problemas de las escuelas los conocemos los docentes.
Gracias por leer, entender, y si es posible, acompañar.

Hernán Cortiñas
Maestro de 4to Escuela 3 DE 20

1 comentario:

  1. Y, pensaría que te pasa más o meos lo mismo que en todos los laburos. Pasé tantas cosas injustas en los trabajos, hasta algunas que pusieron en riesgo mi salud y mi embarazo. Nunca se me ocurriría compararlo con los niños en una escuela.

    ResponderEliminar