11 oct. 2012

Tras el ASESINATO de MIGUEL GALVÁN, hoy más que nunca, 5 SIGLOS IGUAL

Un posible discurso sobre el 12 de octubre, una libre interpretación sobre "Brecha sobre la conquista" de E. Galeano"A los que ya peinamos algunas canas, en la escuela de chicos nos hablaban del Descubrimiento de América y nos alegrábamos con la imagen de las tres carabelas de Colón: ¡La Niña!... ¡La Pinta! y ¡La Santa María!
Solo después fuimos conociendo piezas, cada vez más dolorosos, de nuestra histor
ia.

Hasta no hace mucho, en la Argentina, el 12 de octubre era el Día de la Raza. Pero, ¿acaso existe semejante cosa? ¿Qué sentido puede tener clasificar a las personas según la tonalidad de su piel? ¿Qué es la raza, además de una mentira útil para exprimir y exterminar al diferente?
Informalmente el 12 de octubre también es llamado “Día del Encuentro de Dos Mundos”. Pregunto, ¿Son encuentros las invasiones coloniales? ¿Las invasiones de ayer, y las de hoy, se dan en pie de igualdad?
Otro nombre que se le ha dado es “Día del Descubrimiento de América” ¿Cristóbal Colón descubrió América en 1492? ¿O antes que él la descubrieron los vikingos? ¿Y antes que los vikingos? Los que acá vivían, ¿no existían?



Cuenta la historia oficial, esa que estudiábamos los viejos cuando éramos chicos, que Vasco Núñez de Balboa fue el primer hombre que vio, desde una cumbre de Panamá, los dos océanos. Los que ahí vivían, acaso ¿eran ciegos?
¿Quiénes pusieron sus primeros nombres al maíz, a la papa, al tomate, al chocolate, a las montañas y a los ríos de América? ¿Hernán Cortés, Francisco Pizarro? Los que acá vivían, ¿eran mudos?
Nos han dicho, y nos siguen diciendo, que el ejército de Roca “Conquistó el desierto” argentino. ¿La Patagonia estaba vacía?

Estudiando y pensando, fuimos entendiendo que no hubo nada que descubrir y más bien mucho que codiciar y conquistar. La inocente imagen de las carabelas se fue tiñendo en nuestro corazón de púrpura y dorado, de sangre y de oro.
También descubrimos que la cruz, fue la empuñadura de las espadas de los crueles conquistadores. Y que no fue descubrimiento, sino más bien, genocidio.
Muy convincente resultaba la lectura del Requerimiento, que en vísperas del asalto a cada aldea explicaba a los indios que Dios había venido al mundo y que había dejado en su lugar a San Pedro y que San Pedro tenía por sucesor al Santo Padre y que el Santo Padre había hecho merced a la reina de Castilla de toda esta tierra y que por eso debían irse de aquí o pagar tributo en oro y que en caso de negativa o demora se les haría la guerra y ellos serían convertidos en esclavos y también sus mujeres y sus hijos.
Pero este Requerimiento de obediencia se leía en el monte, en plena noche, en lengua castellana y sin traductor, en presencia del escribano y de ningún indio, porque los indios dormían, a algunas kilómetros de distancia, y no tenían la menor idea de lo que se les venía encima.

Hoy en día, en el siglo XXI, los pueblos originarios, víctimas del más gigantesco despojo de la historia universal, siguen sufriendo la usurpación de los últimos restos de sus tierras, y siguen condenados a la negación de su identidad diferente.
Se les sigue prohibiendo vivir a su modo y manera, se les sigue negando el derecho de ser.
Al principio, el saqueo y la represión de su identidad fueron ejecutados en nombre del Dios de los cielos. Ahora se cumplen en nombre del dios del Progreso.

Sin embargo, en esa identidad prohibida y despreciada resplandecen todavía algunas claves de otra América posible. Con este sencillo acto, esperamos comenzar el largo camino de recuperar en nuestras escuelas parte de esta identidad americana “maldita”.
Hernán Cortiñas E 3 DE 20 - CABA"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario